Cómo Google (o nosotros) podría evitar los accidentes de tránsito

Por Cristián Parodi

“¡Atención! Dentro de 5 Km pasará por un sector en donde se registran múltiples accidentes viales. Circule con precaución”, se le escucha decir a la App de Google Maps o Waze.

La epidemia de los accidentes de tránsito es responsable que alrededor de siete mil personas fallezcan en las rutas de Argentina cada año. Los datos varían según las fuentes, ya que no son cifras oficiales. Las estimaciones más pesimistas elevan ese número a diez mil. Los accidentes de tránsito son la principal causa de muerte en menores de 35 años.

Sobre los heridos que quedan tampoco hay datos oficiales, que se estiman en multiplicar por tres el total de fallecidos. Tampoco se sabe cuántos de ellos lograron sobrevivir a los accidentes y en qué condiciones. No se sabe tampoco qué sucede con las familias que fueron desgarradas por un llamado, avisándoles de la tragedia que jamás pensaron les iba a tocar.

Lamentablemente tomamos conciencia por poco tiempo de esta epidemia – que en 10 años representó la muerte de 100.000 personas, casi la población de toda la provincia de Tierra del Fuego – y cuando los protagonistas de los accidentes son personas públicas, como el reciente caso del ex gobernador de Córdoba, Juan Manuel De La Sota, que falleció en la ruta 36 al chocar a un camión por detrás.

Google podría hacer una importante contribución para reducir esas fatalidades. Aplicando algoritmos de IA en los cientos de miles de noticias que indexa diariamente, podría identificar aquellas que refieran a accidentes viales, determinando: calle o ruta del accidente, km, tipo de accidente, vehículos (tipo y marca), hora, estado del clima, personas fallecidas, personas accidentadas llevadas a hospitales de la zona. Esa información podría ser luego geolocalizada para estar disponibles online en sus Apps.

“¡Atención! Dentro de 5 Km pasará por un sector en donde se registran múltiples accidentes viales. Circule con precaución”

La otra alternativa es hacer esa clasificación en forma manual. Utilizando sistemas de monitoreo de medios se podrían identificar las noticias y clasificarlas con las mismas variables, registrándolas en una planilla Excel, de acceso público y sostenida por una amplia difusión en redes. “Antes de viajar, conozca cuáles son las zonas de riesgo en su ruta”, podría ser eje de la campaña.

Periodismo de datos, universidades y ONGs podrían ser los principales impulsores de la iniciativa. Se podría coordinar la actividad con escuelas, educando a las próximas generaciones de conductores a partir de aprendizajes basados en proyectos que incluye el uso de TIC, colaboración, interpretación de información, estadísticas, elaboración de campañas,  entre otras habilidades que se necesitarán. Analizando las noticias recopiladas, los estudiantes van identificando los datos y registrándolos en el XLS, al mismo tiempo que van conociendo los peligros que sobrevuelan en las rutas de sus comunidades, para advertirles a sus familias y amistades. Un proyecto que además los transformaría en agentes de cambio.

Ya tenemos el título: “Estudiantes del secundario crean el primer GPS de accidentes viales de Argentina”, un aporte sustancial para formarlos y calmar – aunque sea un poco – la propensión a la conducción temeraria en calles y rutas.

Mientras tanto, algunas recomendaciones: tener muy presente los datos, compartir la información con familias y amigos y llevar a cabo un estilo de manejo “defensivo”. Hay mucho material sobre eso en la red, acá dejo uno que me pareció muy completo: http://bit.ly/2DAUjpx

Deja un comentario