Apuntes para épocas de crisis. Seamos agentes de cambio.

Somos agentes de cambio. Dentro de nuestra impronta biológica existen los genes que nos impulsan a desarrollar el bien común, a provocar cambios de mejoras donde se necesiten.  Son genes que forman parte de nuestra configuración social pero que permanecen en estado latente hasta que decidimos activarlos.

Mientras tanto se hacen notar. Las emociones que nos provocan las injusticias son una prueba. Aquello que nos parece injusto nos dice además que las cosas podrían hacerse de otra manera, mejor, buscando que las oportunidades para el desarrollo comunitario sean parte de nuestra cotidianidad, y no excepciones o privilegios.

Todo aquello que nos parece injusto, que sentimos que podría mejorarse, deberíamos convertirlo en fortalezas que nos transformen en agentes de cambio, junto a otros y conectando nuestros saberes y habilidades en redes de inteligencias colectivas.

Entonces, ¿cómo nos transformarnos en agentes de cambio?

Sensibilidad social. Reconocernos y entendernos como miembros de una comunidad que requiere de nuestros aportes para impulsar su desarrollo.

Responsabilidad ciudadana. Las cosas que suceden a nuestro alrededor nos incumben y podemos accionar para mejorarlas. 

Hackear el contexto. No somos invisibles,  no somos espectadores, somos parte de un contexto que nos forma y desforma. Hagámoslo un ambiente virtuoso.

Vernos como una comunidad de inteligencias colectivas. La colaboración con otros, la complementación de saberes y la concreción de visiones compartidas debe ser nuestro principal motor para provocar las mejoras que se necesiten.

Y lo más importante: sólo depende de nosotros.

 

Cristián Parodi

© Cristián Parodi

2 comentarios en “Apuntes para épocas de crisis. Seamos agentes de cambio.

  1. Gracias por tus palabras, que importante es compartir o tener una visión en común y que las diferencias sean un impulso para crecer y no seguir estáticos o estancos en un mismo estado. Gracias Cristian Parodi.

Deja un comentario