El “Mapa del Delito” demuestra la crisis del sistema educativo

Por Cristián Parodi 

 

El Gobierno de la Ciudad lanzó hoy el “Mapa del Delito”, un sitio Web en donde se informan los sucesos delictivos que impactan en la comunidad. La página, un especie de Google Maps  de la inseguridad, clasifica esos acontecimientos por tipo de hecho (arrebato, robo a mano armada, lesiones por siniestros viales), segmentándolos por comuna y barrio. Esos datos son geolocalizados e indicados en un mapa virtual que puede ser consultado desde un celular. Según el Gobierno, los registros se actualizarán dos veces por año y el propósito de la iniciativa es acabar con el apagón estadístico, incentivar a que los vecinos denuncien y definir la distribución de la Policia de la Ciudad dentro de la Capital Federal.

No se alcanza a visualizar cuáles son las expectativas que busca provocar la puesta en marcha de este mapa. ¿Nos hará sentir más seguros, nos ayudará a evitar las “zonas rojas” o nos dará razones para mudarnos de barrio? Sí podemos decir que los esfuerzos técnicos que se necesitaron para implementar esta herramienta fueron importantes, que intervinieron muchas personas y que además fue necesario articular y relacionar varias áreas y dependencias de la Ciudad para obtener la información y difundirla en el mapa.

Sin embargo, lo más importante, este mapa nos muestra el fracaso de las políticas educativas que se vienen llevando a cabo en los últimos 30 años, muy especialmente en la enseñanza media. La inseguridad es la contracara de la crisis de la educación de una comunidad; es consecuencia de esa crisis. Si este diagnóstico de causa y efecto está ausente en el radar de las personas que tiene a su cargo la toma de decisiones que ayuden a provocar cambios de mejoras en la vida de la comunidad, podemos esperar entonces que las próximas acciones que se tomen después de este mapa sigan en esa línea: establecer fronteras controladas para pasar de un barrio a otro, más vigilancia electrónica y otras ideas similares. El sistema de lecturas de patentes de vehículos en tiempo real instalados en varios puntos de la Ciudad es un buen ejemplo de la idea que quiero plantear.

¿Qué hacemos entonces? ¿Cuál sería la alternativa? En vez de desarrollar el Mapa del delito construyamos un GPS Educativo.

Dado que el Estado se encuentra imposibilitado de provocar cambios de mejoras en educación – por diferentes razones –  nos toca a nosotros como comunidad sumar nuestros esfuerzos para que las generaciones que nos siguen alcancen objetivos de desarrollo básicos. En mi opinión, y en la de muchos otros, uno de esos objetivos debe ser que más adolescentes logren egresar del secundario con título, condición que los habilitará a construir un futuro mejor, para ellos y su comunidad,  acceder a trabajos de calidad y a continuar con su formación post-secundaria.

La deserción de la escuela secundaria es una de las crisis sociales más importantes que suceden en las escuelas de todo el país. Sólo 5 de cada 10 adolescentes que comienzan el secundario logran egresar con título, y se estima que alrededor de 500.000 abandonan sus estudios cada año.  El abandono sucede después de la repitencia. La repitencia se acciona cuando un estudiante supera las dos previas que el sistema permite para pasar de año. Superar las previas ocurre cuando los adolescentes se llevan muchas materias. Llevarse muchas materias es una alarma roja, recurrente y mayormente ignorada de que algo nuevo y difícil de comprender para muchos adultos está sucediendo en las aulas en términos de motivar para aprender a las nuevas generaciones.

Si nos concentramos en ayudar a esos adolescentes a que aprueben las materias los estaremos alejando de la repitencia y del abandono. Para poder direccionar esa ayuda a tiempo primero necesitamos saber qué escuelas la necesitan. El GPS Educativo propone entonces que, mes a mes, se informen cuáles son los establecimientos educativos que necesitan apoyos de la comunidad para que sus estudiantes aprueben las materias.

Con la misma complejidad técnica y recursos utilizados para hacer el Mapa del Delito, pero ahora orientando esos esfuerzos hacia una de las causas del problema, podremos recopilar las calificaciones de los estudiantes de cada una de las 154 escuelas públicas de la Ciudad (90.000 adolescentes).  La información será suministrada por las escuelas sin informar datos personales de sus alumnos, solo las notas. Esa información se agrupará por materia y por comuna, presentándose luego en un mapa para que las personas que quieren sumar sus apoyos a este proyecto sepan dónde las están necesitando.

Una comunidad atenta en ayudar a esos adolescentes – comunidad representada por contadores, docentes, ingenieros, emprendedores, artistas, empleados, comerciantes, médicos, amas de casa, electricistas, jubilados, abogados, programadores, deportistas, diseñadores, músicos, plomeros, economistas, psicólogos, periodistas, escritores, mecánicos, etc.,etc.,etc. – estará dispuesta a acompañar a esos estudiantes para que aprueben a través de clases de apoyo, tutorías o clases online. ¿Por qué no aprovechar esa multiplicidad de saberes y experiencias para complementar los esfuerzos que se hacen por la enseñanza de los jóvenes?  

Grupos de afinidad trabajando para concretar metas y superar desafíos es el mejor esquema colaborativo para provocar cambios de mejoras en la vida de la comunidad. Depende de nosotros ponerlos en marcha. 

El Mapa del Delito demostró que el Gobierno pudo articular recursos y tecnologías para concretar ese objetivo. Le proponemos ahora que analice el problema desde un nuevo enfoque que ayudará a provocar cambios de mejoras en la vida de miles de jóvenes: necesitamos construir el  GPS Educativo para hacer algo más por la educación de nuestros jóvenes hoy.

Comentario final: la imagen que acompaña esta nota es una captura de pantalla del Mapa del Delito. Imaginen que sea el GPS Educativo y que en esas zonas de diferentes colores se indiquen las escuelas que necesitan apoyos de la comunidad para que sus estudiantes aprueben las materias.

Mapa del Delito – Ciudad de Buenos Aires

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s