¿Somos socialmente responsables? ¿Cuánto? ¿Cómo? ¿Deberíamos serlo? ¿Por qué?

Por Cristián Parodi

Desde hace algún tiempo estoy pensando en escribir un post sobre este tema, que nos ayude a mirar la educación desde nuevos puntos de vista. Reconozco que no me resulta fácil el proyecto ya que quiero incluir en la ecuación otras variables que están muy relacionadas: nosotros los adultos, los adolescentes, la escuela secundaria, la inteligencia colectiva de la comunidad y el hacer porque es necesario y sin pedir nada a cambio.

Mientras seguía dándole vueltas a la idea recibí un mensaje de Germán – a quien no conozco – pidiéndome que lo ayude a difundir su proyecto en “Hagamos algo por la Educación”. Confieso que este tipo de pedidos los leo muy por encima ya que la mayor parte de ellos se trata de promocionar actividades comerciales que no se conectan con la esencia de “Hagamos algo…”. Sin embargo, cuando el mensaje no está claro, ingreso a los links que me envían para entender un poco más de qué se trata, para ver si lo que se ofrece es útil para la iniciativa que impulso y – especialmente – para su comunidad (122.000 personas).

Casualidad o no, el mensaje de Germán llegó luego de postear una imagen que se preguntaba por qué hacemos lo que hacemos, y con la intención de provocar un debate para pensar qué nos lleva a hacer nuestro trabajo, a desplegar nuestra energía todos los días. Una pregunta que me parece muy oportuna para compartir con muchas personas, especialmente con los que de una u otra forma estamos comprometidos en ayudar a desarrollar el potencial de otros.

En su mensaje Germán me decía:

Buenas gracias por el espacio, te robo dos minutos y te cuento. Somos Rocio y Germán, de Jose C Paz y de Los Polvorines, andamos tocando de forma solidaria en distintos lugares: Hogares, geriátricos, internados, merenderos, etc. Nos sería de gran ayuda si sabés de algún lugar como los que mencioné o si compartís esta publicación. Nos gustaría contactarnos con más personas que le interese lo que hacemos y así encontrar más lugares para tocar, mil gracias. Si querés podes darle me gusta a nuestra pagina:  

https://www.facebook.com/Las-cuerdas-solidarias-1648206652137526/

Me pareció genial su propuesta, así que le pedí que me contara más detalles. De su respuesta pensé en hacer un resumen pero es mucho más interesante transcribir lo que me envió:

Somos un duo que recorre hogares, merenderos, etc, lugares donde el arte no puede llegar, o la gente no puede acercarse fácilmente al arte. De todos modos esto va mas allá de la música, y la alegría está en la visita, en el compartir, en el dar sin esperar nada a cambio. Lo hacemos de forma gratuita, y cuando podemos llevamos donaciones a los lugares que se necesita.

Mi compañera se llama Belen, tiene 26 años y estudia Lic. en charango con orientación en folklore.  Yo tengo 27 años y estudio Lic en guitarra con orientación en música académica.

El proyecto lo arranqué de manera individual hace menos de un año, en las vacaciones de invierno del año pasado. Decidí salir a tocar a la gorra y lo hice un tiempo. Luego por facebook me contacté con una persona de un hogar en San Miguel y fui a tocar allí.

Después de esa experiencia me sentí agradecido totalmente, sentía algo especial, lo que me devolvieron ellos no tiene palabras: la escucha, las miradas, alegría, el momento que se dio.

Entonces a partir de ahí dije ‘quiero repetir esto’ y a través de facebook empecé a buscar otros hogares. Así conseguí algunos más. Un día me tocaba ir a un hogar de Jose C. Paz, localidad donde vive mi compañera en la orquesta donde trabajamos juntos.  Le dije ‘venite esta tarde y tocamos un poco para los abuelos’. y eso hicimos.

  

Belén y Germán impulsan así  “Las Cuerdas Solidarias”. En cada lugar donde tocan dejan su huella, además de su música, que es la alegría que provocan aquellos que se acuerdan que hay otros que nos necesitan. Como en educación.

Escribiles, están acá:

https://www.facebook.com/Las-cuerdas-solidarias-1648206652137526/

 

///

¿Somos socialmente responsables? ¿Cuánto? ¿Cómo? ¿Deberíamos serlo? ¿Por qué?

 

Deja un comentario