Carta de un Padre a Messi : “Por qué deberías renunciar a la Selección”

Estimado Lio:

“Probablemente jamás leas esta carta. Pero la escribo igual, no como hincha del fútbol, sino como docente argentina, esa profesión que elegí y que me apasiona como a vos la tuya.“

Así empieza la carta que una docente te escribió la semana pasada, explicándote las razones por las cuales no deberías renunciar al seleccionado. Hubo un párrafo de su nota que me llamó la atención. “Te ruego que no les des el gusto a los mediocres, a esos que frustrados por sus miles de metas no alcanzadas vuelcan sus rencores en un jugador de fútbol”, te pide. Me da la sensación Lio que cuando se refiere a los “frustrados por sus miles de metas no alcanzadas” se refiere, en parte, a los que no tuvieron la suerte de ser acompañados por un sistema educativo que se ocupara de desplegar sus anhelos, de cuidarlos, de liberar su potencial creativo. Me gustaría hablarte de ellos.  Te escribo como padre de una adolescente que va al secundario. Te escribo en nombre de ella, de sus compañeros y – especialmente – de los que siguen a continuación.

Medio millón de adolescentes dejan el secundario cada año, cifra que equivale al 20% de la población de jóvenes con edades entre 13 y 17 años que viven en nuestro país. Dicho de otra forma: el 20% de los adolescentes con edades de ir al secundario abandona sus estudios.

La docente de la carta, y en general todo el país, han tomado la misión de pedirte que reveas tu decisión en pos del futuro de los jóvenes. “Sin vos no son nada”, “Sin vos, ¿qué nos queda a nosotros?”  Pareciera ser que la frustración del querer y no poder se apoderó de todos nosotros la noche del 26 de junio. La noche en donde tus goles también se quedaron afuera. En realidad Lio esa frustración hace años que está instalada en nuestra juventud. Y parece que nosotros, los adultos, nos hemos quedado sin energías para hacer algo por ellos. Esa es la cruda realidad.

Messi, si llegaras a leer mi carta, deberías considerar otras razones por las que sí tenés que mantener tu decisión de renunciar al seleccionado. Acá te dejo algunas que podés comentarle a los que insistentemente te llaman para que regreses:

  • Renuncio al seleccionado por los 500.000 adolescentes que no encuentran adultos responsables que los acompañen a educarse afuera y – especialmente – dentro de la escuela.
  • Renuncio al seleccionado por el desinterés de nuestra sociedad por el futuro de sus  jóvenes.
  • Renuncio al seleccionado por el colapso del sistema educativo
  • Renuncio al seleccionado por una sociedad que cree que el otro es el problema y no parte de la solución.

Y en todo caso Lio, si es que vas a volver, pediles a los que te llaman que hagan algo urgente para evitar que  haya más abandono y repitencia en las escuelas secundarias.  Por lo menos sacales ese compromiso.

Como te dijo la docente que te escribió pero dicho de otra manera: ayudá a que los jóvenes de hoy no se transformen en los adultos frustrados del mañana, aquellos que terminarán insultando a sus ídolos del futuro.

Cristián Parodi

Impulsor de “Hagamos algo por la Educación”

 

Captura de pantalla 2016-06-30 a la(s) 21.04.20

Deja un comentario